Si vas a comprar un exprimidor para hacer zumos naturales, ya habrás visto que existen dos tipos diferentes. -El extractor masticador y la licuadora centrifuga. Voy a explicar aquí las diferencias entre estos dos aparatos y una pequeña recomendación sobre cuál puede ser el más recomendado para ti.

La licuadoras (Centrifuga)

Este tipo es el más antiguo tipo de extractor que existe. Se pueden comprar en cualquier centro comercial o tienda de electrodomésticos. Salvo que busques algún modelo profesional por lo general se pueden comprar por poco dinero o al menos son más baratos que los extractores por presión o de bajas revoluciones.

En España a los extractores centrifugos se les llama también licuadoras. Las licuadoras extraen el jugo de los vegetales y frutas al rodar a gran velocidad unas cuchillas sobre el producto introducido separando la pulpa y sacando el zumo gracias a a la fuerza centrífuga).

Las licuadoras funcionan muy bien con alimentos blandos y duros, pero son muy poco eficaces con las verduras de hoja verde. Se pueden encontrar desde 40 €. Aunque, si tu elección es una licuadora mi recomendación es pagar un algo más porque comprarás un modelo que funcionará mejor y le durará más. Un modelo
Los exprimidores centrífugos funcionan mejor con los alimentos blandos y duros, pero son menos eficaces con las hojas verdes tan importantes. Una excelente licuadora para toda la familia es la philips HR1871/10.

La oxidación causada por el proceso de centrifugado es algo por lo que debemos preocuparnos. La oxidación hace que enzimas importantes se descompongan y se pierdan nutrientes más rápidamente. Además las altas velocidades del proceso de centrifugado provoca calor sobre los alimentos e incluso puede provocar que este tipo de aparatos se sobrecalienten.

Extractores de zumos por masticación

Los extractores por masticación tienen una abertura por la que se introducen los alimentos poco a poco. Una especie de embolo machaca lentamente la fruta separando la pulpa y semillas del zumo. Por un lado cae el zumo recién exprimido y por otra la parte deshechada. El proceso es más lento que con las licuadoras centrífugas.

En contrapartida este tipo de extractor extrae más nutrientes que las licuadoras y el zumo extraído conserva mejor y por más tiempo sus nutrientes porque reduce en su proceso de elaboración reduce la oxidación. Además una ventaja adicional de algunos de los extractores de bajas revoluciones es que son capaces de a hacer leches vegetales.

¿Cuál es mejor para ti?

Si todavía no sabes si el juicing es para ti o vas a hacer un zumo muy de vez en cuando te recomiendo iniciarse con una licuadora centrífuga, ya que estos son más baratos que las extractores de bajas revoluciones.

Sin embargo, si vas a utilizar los zumos como método de terapia,  vas a hacer zumos vegetales y te preocupa la perdida de nutrientes  la mejor opción es un extractor de zumos por masticación o de bajas revoluciones.